EL FACTOR ECONÓMICO.

Es la esencia misma de la convivencia, adaptada a convivir en paz evitando las disputas y los resentimientos al colocarle un valor a los objetos y a las acciones, creando normas de convivencia basadas en la lógica matemática.

Su misma definición así lo dice, "Eco", del griego "Equa", que quiere decir equilibrio o igualdad y "nomía", del griego "numa", que significa cuenta, convertido por los romanos en "Numero", que es un elemento de la cuenta.

Con el tiempo se desarrollaron modelos que se aplicaron de diversa forma y a través de la historia han evolucionado hasta hoy, cuando el mundo todo, obedece a un sistema que tiene su base en la riqueza, que se mide con el dinero, objeto representativo que tomó su valor a partir del oro, hasta hace algunos años, la base del sistema económico mundial, ahora fue reemplazado por el comportamiento de los mercados de capitales, resultantes del comercio internacional.

La riqueza.

Encontramos entonces que es el motor del mundo, es el culpable de toda nuestra insatisfacción, por la riqueza se vive, se sufre y se muere. Es un limitan para nuestros ideales, proporciona comodidad cuando se posee, insatisfacciones cuando no.

El dinero es un invento del hombre, que inicialmente resolvía un problema del intercambio comercial, pero creó otro problema de proporciones inimaginables, quitándole al hombre su liderazgo, esclavizándolo a la condición de títere de las necesidades de producción de ese dinero para beneficiar a su propietario.

Su evolución.

En los primeros tiempos, los bárbaros guerreaban en Europa y los orientales permanecían en su encierro, los indoários aplicaban su conocimiento en la navegación, el manejo de los metales en la orfebrería, el manejo del vidrio, confección de sedas y tapetes, elementos suficientes para el comercio y sustituir con esto la infertilidad de sus tierras, así nacieron los semitas y los cananeos, llamados posteriormente de judíos y fenicios.

Los Fenicios.

Tenían a sus espaldas el inhóspito desierto y las impasables montañas del Tíbet, muralla natural que dividía aquellos mundos, al norte los hebreos y al sur el desierto y el Mar Rojo. Solo les quedaba volverse marineros y navegar en busca de clientes para intercambiar sus manufacturas en el Mediterráneo.

Así llegaron primero a Grecia, luego a Italia y España, en sus correrías, buscaban contactarse con las hordas de bárbaros para cambiarles sus sedas, vinos, piedras preciosas pulidas y tapetes, por los tesoros acumulados en las guerras constantes que mantenían con sus tribus rivales e incitándolos al saqueo y la violencia.

 


En este ir y venir, acostumbraron a los nativos a concentrarse en determinados lugares dando lugar a la fundación de ciudades como Tiro y Sidón, que eran sus puertos de partida; Berito, Trípoli, Arad, Biblos, Cartago, Cader o Gader hoy Cádiz, Malac hoy Malaga, Hispalis hoy Sevilla, Corduba hoy Córdoba y otras más.

Los Hebreos

En la misma zona, un poco más al norte, vivían las tribus nómadas pertenecientes al pueblo Hebreo, quienes eran pastores y agricultores de trigo, vides y cebada, grandes negociantes como sus vecinos pero no eran navegantes.

Como resultado, la mayor parte de las riquezas obtenidas por los fenicios en sus correrías quedaba en manos de los hebreos a cambio de sus productos. Ambos pueblos tuvieron que sufrir la dominación de varios invasores, egipcios, caldeos, persas, griegos, romanos, etc. En cada una de esas invasiones, preferían dejarlo todo e irse a establecer en otras tierras, aprovechando el conocimiento de los navegantes, de ésta manera fueron naciendo los primeros enclaves comerciales en el Mediterráneo, que dieron paso a los grandes puestos que movieron el comercio.

El Comercio.

Establecidos en toda la orilla del Mediterráneo, por su parecido racial eran confundidos y por eso recibieron la denominación de Judíos, generalizando el término para ambos pueblos.

Con su habilidad de mercaderes, acumularon muchas riquezas, que fueron aumentando hasta llegar a convertirse en los amos del comercio de la época. Con el tiempo, la nobleza europea, muchos señores feudales les entregaban sus riquezas para que estos comerciantes se las manejaran por su merecido prestigio de habilidad e inteligencia. Más tarde, los Reyes, Príncipes y los mismos Papas los tomaron como consejeros por su experiencia en el manejo de las riquezas.


En España recibieron el nombre de “Sefardies”, término que se volvió sinónimo de riqueza o avaricia, pero eran considerados consejeros de príncipes y gobernantes para los asuntos de comercio y para la consecución de recursos para la guerra, condicionaban sus prestamos a la garantía del botín obtenido, con una utilidad adicional, que representa hoy, la conversión del dinero en instrumento de producción.

Ellos promovieron el comercio, especialmente las especias de la India, fue con dinero de un Sefardita quien presto el dinero sobre las joyas de la Reina Isabel para las carabelas de Cristobal Colón.

La intermediación.

Financiar las guerras fue la primer forma de intermediación, cuya finalidad era la de hacer rendir beneficios a las riquezas a través de la usura, luego, el intercambio comercial tuvo que acomodar sus ganancias a los promedios generados por la guerra, pero como a medida que se modernizaba el transporte con los barcos de vela (antes eran galeras, impulsadas por remadores), este sistema de utilidad perdió interés, surgiendo la usura sin riesgo para el prestamista como medio de obtener ganancias. Prestar una cantidad con una garantía de por medio, para recibir una cantidad superior, siendo la diferencia la utilidad para el prestamista.

En Europa, primero se tomó el oro como instrumento de cambio, se acuñaron monedas de oro y plata, para determinar su valor, comenzando a adjudicar valor a las cosas de acuerdo con el grado de dificultad que se tiene para conseguirlas, así una bolsita de especias (condimentos) traídos de la India valía más que una carretada de manzanas, cultivadas en el patio de la casa.

Los Bancos.

Cuando comenzó la revolución industrial en el siglo XVIII, las ciudades empezaron a crecer, se sintió la necesidad de establecer un sistema que facilitara la inversión de los dineros más seguramente y pudiera controlar mejor la colocación de las riquezas de varios propietarios, así nacieron los bancos y las sociedades de inversión, que prestaban los valores, respaldando su préstamo con la cantidad de oro y monedas acumulada en sus arcas.

El papel moneda.

Para eso se utilizaba un vale de garantía que poco a poco se fue convirtiendo en el papel moneda, ante el peligro que representaba tanto banco y dinero circulando sin pagar impuesto, se centralizó en los gobiernos la responsabilidad de emitirlo y respaldarlo. El primer país en adoptar el sistema fue Holanda, país donde residía una gran colonia de Judíos por su condición de centro mercantil de la época.

El sistema bancario se acomodó a las exigencias de la evolución tecnológica, convirtiéndose en una de las formas más eficientes de negociar y su efecto se siente en todas los actos que se relacionan con la sociedad contemporánea.

Las riquezas acumuladas por las familias judías se le entregaron a estos intermediarios que pagan por ello unos intereses, luego los bancos le prestan esos dineros a quien es estaban interesados en poner a producir elementos en serie, dando paso a la industrialización (La caldera fue el primer paso) para motivar el surgimiento de las industrias y las ciudades a su alrededor, luego vino la locomotora, la metalurgia del acero, etc., en lo que se llamó la revolución industrial de finales del siglo XVIII e inicios del siglo XIX.

Este sistema favorece a industriales, comerciantes o a inversionistas de capitales, porque siempre le transmiten sus costos a la actividad que realizan, sus costos de funcionamiento, los impuestos del Gobierno, las reservas de seguros, la utilidad para los dineros de sus cuenta-habientes y la utilidad para los propietarios del banco.

En la mayoría de países, el sistema bancario depende de un banco central que acumula todas las reservas, pagándole a los demás bancos una tasa fija de interés y poder utilizar esos fondos en los menesteres de funcionamiento del Gobierno, también puede moverlo prestándoselo a otros países, por medio de fondos internacionales como el BID o el Banco Mundial.

Aparentemente este sistema es benéfico, completamente lógico y sin complicaciones, pero al analizarlo desde el punto de vista de la sociedad comunitaria, encontramos que el hombre fue esclavizado por este sistema, dependiendo de él, en todas las formas posibles, perdiendo su libertad y viéndose obligado a proceder de acuerdo a las necesidades financieras y no a sus posibilidades físicas para cumplir sus objetivos. Pensar en abolir este sistema es muy difícil, casi una locura, pero hay que tener la conciencia que la naturaleza no cobra intereses por producir los alimentos que consumimos y mucho menos por el aire que respiramos.

Con la independencia de Norteamérica y su proceso de expansión hacia el oeste, determinó una emigración masiva de europeos (irlandeses, holandeses y escandinavos) y entre ellos a gran cantidad de “Sefardies” adinerados y emprendedores quienes colaboraron con el desarrollo del oeste americano.

Con la llegada al trono de Rusia de Pedro III, se inició un período negro para los judíos, fueron perseguidos en toda Rusia y luego fueron asediados también por la revolución rusa de 1.917, la mayoría huyó hacia Alemania, donde se acomodaron rápidamente y de nuevo prosperaron. Mucho.

Durante la Primera Gran Guerra tuvieron un papel muy importante en el desarrollo del conflicto, lo que motivó su persecución por parte de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, quién persiguió y asesinó a millones de judíos en los campos de concentración.

Al terminar el conflicto y con la gestión de varios notables banqueros en diversos países se sugirió la creación de una institución que manejara ese dinero para evitar más persecuciones; El tratado de Bretton Woods adelantado por H. D. White adjunto del secretario del tesoro de Estados Unidos y Lord Keynes, asesor económico del Tesoro británico, le dió vida al Sistema Monetario Internacional en junio de 1.944.

En éste tratado se acordó manejar el dólar como patrón monetario internacional para los negocios, comprometiéndose EEUU a respaldar con oro su divisa, de ésta manera se solucionaba el problema de la inestabilidad cambiaria producida por las oscilaciones en el precio del metal precioso, que permitía ser manipulado por los comerciantes sin escrúpulos.

Este tratado benefició a los banqueros (especialmente los judíos americanos) quienes habían retirado sus reservas europeas ante la amenazante posición de Alemania a finales de la década de los 30, éste dinero estaba inactivo en los bancos y se abrió la oportunidad de invertirlo en la reconstrucción europea con el respaldo oficial norteamericano.

En 1.974 se reformó el acuerdo inicial, quitándole muchas de las preferencias que tenia Norteamérica, convirtiéndolo en un "fondo de gestión de la liquidez internacional" interviniendo en las economías de todos los países en desarrollo.

En ése tratado, los USA desistieron de respaldar su moneda con Oro, quedando sujeto el tipo de cambio a las fuerzas del mercado, oportunidad buscada por los grandes inversionistas para aumentar su fortuna aprovechando las necesidades de los países en desarrollo.

LA BALANZA DE PAGOS.

Todos los, países firmantes del acuerdo se comprometieron a presentar las cuentas de su movimiento comercial al fondo en tres secciones:

  • La Cuenta Corriente: El registro de importaciones y exportaciones de bienes (Textiles, Petróleo, etc.) y servicios (Turismo, etc.), los ingresos por inversiones y transferencias unilaterales.

  • La Cuenta de Capital:es el registro de importaciones y exportaciones de activos tales como préstamos bancarios y adquisición de acciones.

  • La cuenta de las reservas oficiales: sobre la venta o adquisiciones de activos de la reserva oficial.

LA BALANZA COMERCIAL

La importación y exportación de bienes de un país a otro, establece una cuenta que normalmente debe de mantenerse equilibrada, si se pierde éste equilibrio, el país en déficit (el que menos vende), debe de tratar de equilibrar por medio de la devaluación que encarece las importaciones y favorece a los exportadores.

Pero ésta es una herramienta de muy difícil manejo, porque en un mercado abierto, los antecedentes de devaluación disminuyen la inversión y dificultan el acceso a los créditos de la banca internacional.

LOS CREDITOS INTERNACIONALES.

Los 42 países firmantes de Bretton Woods, crearon dos instituciones financieras vitales para la economía mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) hoy conocido como el Banco Mundial (BM).

Todos los países que han utilizado los sistemas de crédito de estas instituciones están en la obligación de suministrar la información de sus transacciones al FMI como condición para recibir más créditos o para refinanciar su deuda.

El Sistema Monetario Internacional cumplió su cometido al propiciar el desarrollo de la Europa destruida por la guerra, también sirvió mucho en el proceso de recuperación de Japón y Koréa del Sur, además de abrir nuevos horizontes de producción y desarrollo para Tai-Wan, Singapur y Malasia, pero se convirtió en un problema para las nacientes economías de Latinoamérica y Africa, países que no supieron manejar su dinero e hicieron crisis en 1.982 (México, Argentina y Brasil), por la deuda externa que era impagable.

La mayor parte de los países afectados por la deuda, estudiaron la posibilidad de suspender los pagos del servicio a la deuda y abonos a capital, porque perdían sus recursos de inversión social.

Los países desarrollados se vieron en la necesidad de buscar soluciones porque les interesaba que población de estos países siguiera consumiendo sus productos, para ello sugirieron soluciones como la devaluación, la emisión de bonos en bolsa y la estrategia ideada por Nicholas Brady en 1.989 que consiste en la compra de la deuda por medio de la emisión y colocación en bolsa de valores de bonos preferenciales respaldados por el mismo país.

La devaluación:

Maniobra ideada para permitir que los países en desarrollo afectados por la deuda externa puedan pagar.

Al disminuir el valor de su moneda referente al dólar, la producción de bienes y servicios paga insumos y mano de obra en moneda nacional y al exportar se recibe este valor con el precio internacional, la diferencia que queda le permite a los gobiernos de éstos países disponer de dólares para pagar parte de su deuda.

EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO (GATT)


Los países afectados por el problema de la deuda externa con el fin de proteger su producción y disminuir la salida de dólares por importaciones, le colocaron aranceles y cuotas de importación a muchos productos industriales, suntuarios y de uso doméstico.

Esta estrategia reduce las ventas de los grandes productores (USA, Japón, Alemania, Francia y Gran Bretaña, quienes también son los mayores propietarios de los fondos del FMI), generando guerras comerciales también entre ellos, poniendo en riesgo sus economías (generando desempleo y caída del PIB), para evitarlo se unieron para crear un organismo que regule el comercio internacional.

El Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT) fue firmado por 84 países y aceptado por otros 27 (La mayoría de los firmantes lo hizo obligado por las condiciones impuestas por las 7 potencias, que representan el 85% del comercio mundial), establece el libre comercio y elimina los aranceles y restricciones al comercio internacional.

EL VALOR DEL DINERO.

Como instrumento de cambio no representa problema, toda la producción del mundo puede medirse por sus valores y no causaría esclavitud porque cada persona dependería únicamente de su esfuerzo personal, físico o mental, para conseguir sus metas y objetivos.

El ejemplo puede ser tomado de una de nuestras actividades rutinarias; la diferencia de los precios entre 1 kilo de frijoles con el de 1 kilo de papas radica en la cantidad de trabajo que hay que emplear en su siembra y recolección, para el kilo de frijoles se necesitan 3 matas o más, 1 kilo de papa lo da una sola mata; entonces esta diferencia es correcta y así funciona hoy en día.

COMO INSTRUMENTO DE PRODUCCIÓN.

Es nocivo porque modifica los valores reales de la producción, alterando la cadena de costos en favor de algo que no produce nada, es el zanganismo improductivo que vive del aparato productivo.

Imaginemos la gran cantidad de Bancos, Instituciones financieras, Cooperativas financieras, Bolsas de valores e Instituciones cambiarias; todas esas lujosas oficinas, los fastuosos sueldos que ganan sus ejecutivos con cuentas de gastos abiertas, las cuentas que tienen que pagar por la publicidad para captar inversionistas o usuarios del servicio, calculando la cantidad de empleados directos e indirectos que dependen de sus utilidades; ahora veamos, todo ese dinero lo tiene que pagar alguien, el comerciante le traslada esos costos a sus productos, el industrial hace lo mismo, igual el profesional liberal, entonces solo quedan “Los asalariados que no le pueden trasladar esos costos a nadie”.

DEFINICIÓN FILOSÓFICA.

El hombre es inteligente, por eso limita a otros en su afán de vivir mejor, siendo egoísta y cruel al menospreciar a sus semejantes por el solo hecho de carecer de un elemento inventado y sostenido por una tradición que busca mantener su dominación sobre otros seres iguales a él, llegando al punto de peligrar la existencia del ser humano sobre la tierra por la destrucción a que se sometió al planeta en su afán de explotarlo en busca de riquezas y poderío; aún sabiéndolo se deja esclavizar sin reclamos por algo que no es real, solo existe por la anuencia de su mismo inventor, que sufre y lo curiosos es que no hace nada por intentar corregirlo.

LOS VALORES HUMANOS.

No se pueden medir en dinero, pero si se pueden perder por el dinero y eso es lo que ocurre hoy, cuando no se puede vivir de ninguna forma, sufre de violencia el pobre porque ataca al rico por sobrevivir y no dejarse explotar y el rico por defenderse del pobre y por mantener lo que le ha costado tanto sacrificio.

Historia del pensamiento filosófico sobre el dinero.

Analizando las filosofías de todas las épocas, vemos que todas ellas están de acuerdo en que la perfección del nirvana de que hablan los orientales, el cielo, que hablan los católicos, solo se consigue alejándose de todas las pasiones y las pasiones son la clara representación de el valor que tiene para nosotros el dinero y la ambición que despierta, con el dinero se puede pensar en la lujuria, la envidia, el odio y la codicia.

Similitud.

En las enseñanzas de Jesucristo, encontramos un parecido enorme con los articulados de los libros Vedas ( Rig-veda, Sama-veda, Jadjur ­ Veda y Atharva-veda ), guías espirituales de la primera religión filosófica conocida, se parecen también con el Ramayana y el Mahabarata, libros de la Sociedad de las Castas en la India y con el Camino de Nirvana, de Siddarta Gautama (Buda). En esos conceptos, se proclama la primacía del espíritu sobre lo material, se desprecia la riqueza y se aconseja la sencillez en el procedimiento para alcanzar la perfección espiritual, el cielo para los católicos y el nirvana para los orientales.

La Biblia.

En muchos pasajes de la Biblia, se hace mención del mandamiento de Dios sobre el respeto hacia los demás hombres, en el Génesis, por ej; al mencionar la creación, coloca una parábola, como era la costumbre de escribir en la época, sobre la salida del paraíso.

Dios creó todo el universo y por último a nuestros primeros padres, les colocó toda la creación a su servicio, pero les colocó una condición, no podían comer de la manzana, única fruta que no podían tocar en medio de la abundancia de otros manjares deliciosos y de fácil acceso, la serpiente, representando la maldad o la estupidez del hombre, convenció a Eva, de hacerle comer de la manzana a Adán y en castigo Dios los echo a los tres del paraíso, condenándolos a rebuscarse el alimento y a morir, perdiendo su inmortalidad.

En nuestro caso, la naturaleza (Dios), que es una obra Divina, le impuso una sola condición a los seres humanos para disfrutar de todo este paraíso que es el universo de vida que hay sobre la tierra, siendo el hombre el único inteligente, el único que podría aprovechar todo esto en su beneficio.

La tentación esta representando la posibilidad que tiene el hombre de dominar a sus semejantes con la fuerza o la inteligencia. La ambición, el orgullo, la vanidad y la lujuria son pasiones que se derivan de ese dominio y le hicieron olvidar de su prohibición. Se inventó las creencias en dioses imaginarios para amedrentar a los demás, aprovechando su teísmo natural y hacerlos que se dejaran dominar, invento las riquezas, aprovechándose de la vanidad y la lujuria, por la fuerza dominó a los débiles para arrebatarles sus posesiones, desestimando las consecuencias destruyó la naturaleza para dominarla.

Entonces todo se perdió, porque sabemos que Dios perdona siempre, el hombre algunas veces pero la naturaleza es inexorable y no perdona nada de lo que se haga contra ella, por eso vivimos en un paraíso semidestruído y no lo podemos disfrutar, como en una maravillosa casa de riquezas y abundancia, somos víboras enardecidas, peleamos hasta matarnos unos a otros por motivos que después se pueden convertir en un abrazo, encerrados en ella estamos todos los inconformes dominados por un error intangible y nos resistimos a aceptarlo, también sufren, esquivos y temerosos los que se consideran opresores, quienes emplean todas las estrategias que puedan inventar para continuar dominando a los demás. Los esclavizados súbditos esperan que un día se realice el milagro y que salga alguien que los dirija para sacudirse de su yugo, pero lo peor del caso, es que se acostumbraron tanto a estar dominados por sus pasiones, que aún viendo la calma tras el muro no se deciden saltar.

Reflexiones.

Hace 2 mil años, Jesucristo se atrevió a levantarse contra esos conceptos de riqueza y poderío; fue juzgado y crucificado por lo que decía en contra de los adinerados fariseos "Primero pasa un camello por el ojo de una aguja, que un rico entrar al reino de los cielos", y no por asegurar que él era el Mesías prometido para Israel.

Sus enseñanzas son muy ciertas, no pierden vigencia a pesar del tiempo y se acomodan a todo el mundo, solo que con el transcurrir del tiempo, sus discípulos se dieron cuenta que con la religión obtenían poder y se dedicaron a engrandecerlo, convirtiendo las enseñanzas de hechos, en liturgias que no representaban soluciones para nadie, sus descendientes, los Papas, se encerraron en Roma para administrar toda esa fortuna, convirtiéndose en uno de los monarcas más poderosos de la tierra, motivo que desencadenó la división del Imperio romano, luego la separación de Mahoma y el Islamismo, Lutero y el Protestantismo, Enrique VIII y el Anglicanismo y de éste todas las religiones conocidas en Norteamérica. Pero la realidad de sus enseñanzas está escrita en su testamento: Dios es amor, amaos los unos a los otros, respetad a Dios (La naturaleza) y a tu prójimo como a ti mismo, honrar a padre y madre.

Las revoluciones contra el poder económico.

Carlos Marx, escribió el libro el Capital, basado en su experiencia Zarista y con la idea de la plus valía (El beneficio del capitalista es la diferencia entre el salario pagado al trabajador y el valor real de su labor), que pregonaba la idea de la lucha de clases para llegar a la propiedad colectiva.

Lenin y Trosky asimilaron esas enseñanzas y en 1.917 iniciaron un movimiento que derrocó a los Zares y colocó a José Stalin al frente de lo que se llamó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Dado el temperamento del líder, desterró a sus colaboradores al no estar estos de acuerdo con las modificaciones que llevó a cabo sobre la idea socialista inicial, dándole paso al Comunismo, propiedad del estado sobre vidas y bienes.

El partido es el único ideal y el politburó es la máxima autoridad, los representantes del partido, miembros del consejo regional, son la máxima autoridad local, sujetos a las decisiones del partido central. Eliminó la propiedad y limitó la iniciativa particular a la conveniencia del partido. El trabajo, la educación y la alimentación eran por cuenta del estado y la escala de los valores morales estaba basada en el partido.

Con la desaparición de la iniciativa popular, apareció el fenómeno del ausentismo, el alcoholismo y la negligencia, aparecieron las colas para recibir comida, se rebajó el profesionalismo de la mano de obra, se perdió el interés por la calidad en el producto terminado, así, hasta minarse el aparato productivo y causar el derrumbe del sistema.

En este momento, ese gigante que llegó a asustar al mundo, ha desaparecido como dominación y la población rusa se debate entre la mediocridad y el deseo de ser grandes, como lo fueron durante el sueño del que acaban de despertar, resistiéndose a aceptar el fracaso del comunismo y a aceptar el capitalismo como solución.

Otros sistemas vigentes.

Las monarquías escandinavas subsisten debatiéndose entre el poder económico de sus logros industriales y el peso de su carga social. Los altos impuestos, garantizan la salud, la educación y el empleo; esto sacrifica la iniciativa privada y limita la fundación de nuevas empresas, se ve perjudicada por la alta emigración que recibe anualmente, dedicándose la población a sobrevivir, aunque en mejores condiciones que en la mayoría de los países del mundo.

Esto es un logro muy importante, en un mundo que se transforma, las costumbre y el aspecto étnico influyen mucho en este tema. De manera que su experiencia deja mucha luz sobre las condiciones y factores incidentes, ya que son naciones que sobreviven al margen de los acontecimientos, sacando provecho de ellos, pero sin dejarse involucrar en sus consecuencias.






Proyecto Gum-Colombia 90´ Documento Nº 205/2001- COCOGUM Nuestra mejor jugada 3